Mg. Patricia Cocq: La sociedad civil en Chile no reconoce a la comunicación como un derecho -31 Agosto 2018-.

enero 6, 2019

Periodista y licenciada en Comunicación Social, Universidad de Santiago de Chile, magíster en Comunicación Social, mención Comunicación y Educación, Pontificia Universidad Católica de Chile y profesional de la Unidad de Educación y Promoción, Instituto Nacional de Derechos Humanos.

Patricia Cocq inició su intervención comentando que la ciudadanía chilena posee una limitada conciencia de la existencia del derecho a la comunicación. A diferencia de lo que ocurre en otros países de la región, donde se registran movimientos y movilizaciones por la libertad de expresión, la ciudadanía Chile no identifica a la comunicación como un derecho.

Recordó que la Declaración Universal de Los Derechos Humanos, que cumplió 70 años en diciembre de 2018, consagra en su articulo 19 la titularidad colectiva del derecho a la comunicación. Podemos concluir que desde los primeros años del sistema internacional de protección derechos, la comunicación ha estado presente. Por eso es preocupante que la sociedad chilena y la opinión pública en general no tenga conciencia de este derecho.

En el análisis expuesto, desde la historia del reconocimiento y protección de derechos, desde el siglo XIX se reconoce el derecho a la libertad de expresión e información, pero limitado a los sujetos empresarios, los dueños de la prensa. En la primera mitad del siglo XX se amplía la conciencia de este sujeto a los profesionales del a comunicación, como los editores, redactores y reporteros. Y finalmente, la Declaración Universal de los Derechos Humanos señala que el sujeto del derecho a la libertad de expresión e información es toda la sociedad. Se incorpora a las audiencias y todos quienes quieran usar los medios para la interacción social, como sujetos del derecho a recibir y difundir información en condiciones de libertad, autonomía y pluralismo. Desde entonces el sujeto del derecho a la información es universal.

Patricia se detiene a criticar severamente las limitaciones del ecosistema de medios chileno, para afirmar que no está concebido para garantiza este derecho. La preocupación del INDH es entender cuales son los deberes del Estado para superar esta situación, garantizándolo y generando condiciones para su exibilidad. Y también entender cuales son los deberes de la ciudadanía, porque en la historia de los derechos humanos, los Estados nunca se han comprometido en el cumplimiento y aseguramiento de los derechos, ni en la perfección de sus estándares. Siempre ha sido la ciudadanía, a través de la movilización social, la que ha logrado ampliar y garantizar sus derechos.

Para hacerse cargo de este problema, el INDH está ejecutando diagnósticos regionales de comunicación y derechos humanos. Entre los resultados de este trabajo, además verificar la débil conciencia del derecho a la comunicación, se hace evidente la necesidad de contar con políticas públicas y leyes que aseguren la libertad de expresión y el pluralismo en la información.

 

COMENTARIOS